La formación de péptidos amiloides en cerebro, ¿es realmente tan malo?

La formación (o la acumulación) de péptidos amiloides en el cerebro ha sido considerada como la causa principal de la enfermedad de Alzheimer (teoría amiloidea de la EA) durante años. Sin embargo, ciertos trabajos científicos publicados en la última década han venido mostrando que estos péptidos tienen propiedades beneficiosas en la función cerebral y cumplen algunos papeles de protección de las neuronas y los circuitos cerebrales.

 

(Imagen: Diversos tipos de acumulación de los péptidos amiloides en un enfermo de Alzheimer)

 En este sentido, tres trabajos han señalado que estos péptidos tienen capacidad antimicrobiana frente a microorganismos patógenos como los virus de la gripe (influenza A) y del sida (HSV-1). Estos trabajos pueden ser importantes si se piensa que ciertos estudios (ver noticia en esta webFAE) siguen insistiendo en que muchos virus (especialmente el virus del herpes) pueden ser desencadenantes del Alzheimer. Esto sugiere que los péptidos amiloides pueden tener un papel dual, bien colaborando en la función normal del sistema nervioso o bien, cuando se producen o acumulan en exceso (formando las placas amiloideas – ver imagen), desencadenando una degeneración de las neuronas. Serán necesarias más investigaciones para aclarar estos nuevos conceptos, pero hay que tener en cuenta estos resultados para concluir cual es la patogenia del Alzheimer y como deben enfocarse las nuevas terapias.

Más información: 

Burgade y cols. J. Alzh. Dis. 54(3):859-878 (2016)

 

Equipo webFAE. 28-Octubre-2016

Visto 607 veces