El Test de olfación se confirma como una valiosa herramienta diagnóstica para confirmar la existencia de alteraciones cognoscitivas.

Varios estudios epidemilógicos publicados recientemente han demostrado que la prueba (test) de olfacción son útiles para ayudar a diagnosticar déficits cognoscitivos. Estas pruebas, son fáciles de aplicar y son muy poco costosas económicamente.

También se ha comprobado que son muy sensibles puesto que no solo sus resultados muestran alteraciones de la olfacción en Enfermedad de Alzheimer ya diagnosticas sino también en personas con alteraciones cognoscitivas incipientes que padecen (o presuntamente padecen) MCI (transtornos de alteración cognitivas leve). 

Parace que las pruebas son más positivas en todos los pacientes que presentan alteraciones más acusadas de la memoria principalmente en su inicio, que en los que manifiestan alteraciones de las capacidades ejecutivas, pero puede ser muy útil en ambos grupos de pacientes en sus primeras fases, donde otros marcadores (en estudios neuropsicológicos, pruebas de Resonancia magnética, determinaciones de proteínas amiloides y Tau) no son determinantes para un diagnóstico precoz fiable.

También distingue entre diversos tipos de demencia, por ejemplo EA y demencia de Cuerpos de Lewy. 

 

Puede ser esta una prueba diagnóstica que se incorpore pronto como biomarcador en los protocolos diagnósticos de todo el mundo.

(foto: vía olfativa desde el bulbo olfatorio al cerebro)

Para saber más:

  • J H Yoon y cols. Olfactory function and neuropsychological profile to differentiate dementia with Lewy bodies from Alzheimer's disease in patients with mild cognitive impairment: A 5-year follow-up study. Journal of the Neurological Sciences 355:174–179 (2015)

  • M Vyhnalek y cols. Olfactory identification in amnestic and non-amnestic mild cognitive impairment and its neuropsychological correlates. Journal of the Neurological Sciences. 349:179-184 (2015)

  • R D Roalf y cols. A quantitative meta-analysis of olfactory dysfunction in mild cognitive

impairment. J Neurol Neurosurg Psychiatry. Mar;88:226-232 (2017) doi:

10.1136/jnnp-2016-314638.

 

 

Visto 704 veces