Un estudio australiano realizado sobre 22 pacientes de Alzheimer y 100 sujetos controles sanos mostraban muy importante incidencia de signos tempranos de degeneración macular (95% frente a 19%). Esto se explica porque, con la edad, aparecen en todas las regiones del Sistema Nervioso alteraciones de las neuronas, las células gliales y los vasos sanguíneos, así como de las relaciones normales entre ellos. Estos cambios son los que dan lugar a procesos patológicos de neurodegeneración, estrés oxidativo, depósitos de proteínas y  formación de neurotoxinas.