Preocupación sobre el uso prolongado de antipsicóticos en personas con Alzheimer

Según un nuevo estudio realizado, los fármacos antipsicóticos se inician en pacientes con la enfermedad de Alzheimer con mucha  más frecuencia que en la población en general. Generalmente durante los seis meses siguientes al diagnóstico pero la incidencia de nuevos usuarios fue alta también en meses posteriores y durante los 2-3 años anteriores al mismo.

El estudio está basado en un análisis de la incidencia del uso de antipsicóticos ocho años antes y cuatro años después del diagnóstico de la enfermedad Alzheimer en 7.217 pacientes finlandeses.  Los resultados muestran que el uso de antipsicóticos en personas con la enfermedad de Alzheimer  fue cinco veces más común que en el grupo de control no diagnosticado con la enfermedad.

Esto no es todo, sino que un estudio anterior realizado en el mismo grupo de personas determinó que el uso de antipsicóticos en pacientes con la enfermedad Alzheimer se prolonga durante un largo periodo. Más de la mitad (57%), eran usuarios a largo plazo, es decir, los toman durante más de un año.

Los expertos muestran su preocupación y coinciden en que esas no son las directrices del tratamiento; el uso de antipsicóticos aumenta el riesgo de incidentes adversos graves como derrame cerebral, caídas, fracturas e incluso la muerte. Por lo que su uso debe limitarse a cuando el paciente muestre síntomas psicóticos severos, agresión y agitación que puedan provocar malestar o riesgo de daño significativo para el paciente o las demás personas.

 

(British Journal of Psychiatry, Octubre 2015)

(European Neuropsychopharmacology, Julio 2015)

 

 

 Escrito por Cristian Cuenca Chaos

Visto 1826 veces