Benzodiazepinas y el riesgo de desarrollar un Alzheimer

Las benzodiacepinas son un grupo de fármacos utilizados en el ámbito de la psiquiatríapara el tratamiento de varios trastornos, como la ansiedad y el insomnio; sin embargo recientes investigaciones indican que su uso prolongado produce dependencia y podrían aumentar el riesgo de desarrollar demencia y la mortalidad.

Las benzodiazepinas comenzaron a introducirse en la década de los ‘60 como sustitución a los barbitúricos debido a su mayor eficacia y menores efectos secundarios.

Se trata de un medicamento que tiene una buena tolerancia si es prescrito de dos a cuatro semanas en caso de indicarse para problemas de insomnio, o de dos a tres meses en caso de problemas de ansiedad. El problema aparece cuando se consume durante periodos más prolongados, lo que puede provocar en el paciente el temido síndrome de abstinencia, perjudiciales alteraciones del sueño, aumento de caídas y mayor riesgo de demencia.

Parece ser que, dada la evidencia, los médicos deben buscar otros tratamientos más seguros. Además, debido a la falta de profesionales de la salud mental en zonas rurales o en desventaja, cada vez encontramos más casos de médicos de atención primaria recetando este tipo de fármacos para aliviar a pacientes con síntomas psiquiátricos que, si bien buscan ayudar, deben comprender las repercusiones negativas de su consumo a largo plazo.

Una revisión canadiense de 9.000 pacientes investigó la relación que existía entre el consumo de benzodiazepinas y el riesgo de desarrollar demencia y encontró que aquellos que habían tomado benzodiazepinas por tres meses o menos tenían el mismo riesgo de demencia que aquellos que nunca lo habían hecho. Por otro lado, tomar el medicamento por tres a seis meses aumentaba el riesgo de desarrollar Alzheimer en un 32%. Y lo que es aún peor, tomarlas por más de seis meses incrementaba este porcentaje hasta llegar a un 84%. Resultados similares fueron obtenidos por investigadores franceses que estudiaban a más de 1.000 pacientes de edad avanzada.

Los expertos dicen que la limitación del uso de benzodiazepinas es particularmente importante en pacientes de más de 65 años, ya que son susceptibles a caídas, lesiones, sobredosis accidentales y muerte al consumirlas. En el 2012 la Sociedad Americana de Geriatría las etiquetó de “inapropiadas” para tratar el insomnio, la agitación o los delirios debido a los riesgos que suponen.

Debido a la fuerte relación entre el consumo de las benzodiazepinas y el desarrollo de Alzheimer y otras demencias, se debería evitar esta clase de drogas como principal recurso terapéutico, especialmente en población de riesgo.

 (Psychcentral, noviembre 2015)

 Escrito por: Luis García

Visto 3507 veces