WEBS SOBRE TIENDAS Y PRODUCTOS DE AYUDAS TÉCNICAS

TIENDAS DE PRODUCTOS ORTOPÉDICOS

LOCALIZADORES GPS

AYUDAS TÉCNICAS ELECTRÓNICAS

  • TECNIAC Pastilleros electrónicos
  • Medinet Clinic Pastilleros electrónicos
  • Bolalava Pastilleros electrónicos
  • Alibaba.com Directorio de fabricantes de pastilleros electrónicos (solo para distribuidores)
  • Extintoresydetectores.com Detectores de gas y humo. Tienda online
  • GDPS Detectores de gas y monóxido de carbono. Tienda (Villa Viciosa de Odón – Madrid)
  • Serviluz.com Tienda online. Detectores de movimiento

MERCADILLOS 2a MANO

Evitar estímulos de distracción.

A todos nos distraen los ruidos, las conversaciones de la gente, etc. En el caso de las personas mayores, sobre todo si tienen deterioro cognitivo, los efectos de distracción de estos estímulos son todavía más significativos. Si se eliminan potenciales elementos de distracción (por ejemplo, una televisión encendida cuando se está intentando conversar con la persona), la capacidad para enfocar o atender de la persona con limitaciones cognitivas o con limitaciones sensoriales (visuales o auditivas) puede mejorar de manera significativa.

 

Evitar lo desconocido.

Resulta de gran utilidad evitar la presencia de estímulos desconocidos o no habituales (por ejemplo: ruidos, la presencia de varias personas desconocidas, etc.) no sólo porque distraen a la persona, sino porque pueden provocar en ella sentimientos de inquietud.

 

Utilizar señales facilitadoras de comportamientos y capacidades.

El ambiente debe servir como elemento que permita aumentar la probabilidad de que la persona mayor utilice capacidades mentales residuales y aporte señales que permitan completar las cadenas de pensamientos. La memoria tiende a ser mejor cuando se utilizan objetos o pistas que aceleran el recuerdo o el reconocimiento. Por ejemplo: para una persona mayor con deterioro cognitivo, resulta adecuada la colocación de un cartel con un dibujo en la puerta del baño que ilustre un aseo. Es probable que si no se pusiese ese cartel la persona deambularía por la casa, sin saber muy bien a dónde ir. También se puede mejorar la orientación temporal de las personas con deterioro cognitivo con la colocación de relojes y calendarios en lugares visibles. La disposición de una lista al lado del teléfono con números que la persona pueda necesitar en un momento determinado (bomberos, policía, teléfonos del trabajo, de domicilios de familiares, de vecinos, etc.) puede ser asimismo de ayuda.

Objetos, posesiones personales y estímulos tales como sonidos, imágenes y texturas pueden ser mucho más efectivas para ayudar a la memoria que conversaciones "abstractas" sobre sucesos o situaciones pasadas, que únicamente generan confusión en la persona mayor.

Cuando se organiza el entorno se debe prestar atención a aquellas cuestiones que pueden redundar de manera positiva en las capacidades sensoriales de las personas mayores: evitar luces que deslumbren, evitar demasiada o poca luz, utilizar colores que realcen el contraste de elementos que se consideren importantes (por ejemplo: los pomos de las puertas, el inodoro, etc.), mirar a la persona directamente cuando se hable con ella, evitar los ruidos de fondo o que conversen varias personas a la vez, etc.

 

Procurar evitar cambios bruscos en el ambiente.

El orden y la rutina en las actividades y sucesos de la vida diaria contribuyen a que las personas mayores se sientan más seguras y se desenvuelvan con más independencia en su entorno habitual. Por ejemplo, si las rutinas cotidianas como levantarse de la cama, comidas etc. se hacen a la misma hora, se ayudará a la persona a anticiparlas y a que participe en ellas en la medida de sus posibilidades. Cuando se deba cambiar la rutina (cambios de medicación, de domicilio, etc.), se debe informar a la persona y hacer que se sienta segura sin grandes explicaciones.

 

Estas recomendaciones son especialmente útiles cuando la persona presenta deterioro cognitivo. Respecto a las relaciones sociales o a las actividades en las que pueden verse implicadas más personas (ir de compras, ir al médico, etc.), conviene tener en cuenta que grandes grupos de gente o personas que estén realizando actividades no habituales para la persona mayor (por ejemplo, cantar, bailar, etc.), pueden provocar que se sientan incómodas, confusas, se desorienten, se inquieten, etc. Una persona puede desenvolverse de manera efectiva en grupos reducidos (dos, tres personas).

Esto es importante para que el cuidador lo tenga en cuenta, por ejemplo, cuando organice reuniones familiares, salidas al médico o salidas de compras (tratar de hacerlo en un horario en el que previsiblemente se encuentre menos gente).

 

A continuación se exponen las ayudas técnicas más útiles y de uso generalizado:

  • Calzado adecuado.

Con la edad los pies se hacen más sensibles porque la capa grasa que recubre su planta se reduce. Por ello se recomiendan calzados con suelas gruesas y flexibles. Además, la goma es preferible al cuero, por ser este último demasiado fino y rígido, y menos antideslizante. También se pueden colocar plantillas almohadilladas y añadir una suela de goma antideslizante.

El sistema de cierre debe adaptarse a las capacidades físicas de la persona que lo va a llevar. De hecho, cada vez hay más sistemas de cierre de correderas o tipo velero, como en los zapatos de los niños, que son mucho más prácticos que los cordones. Por último, cabe recordar que existen casas especializadas en calzado de anchos especiales para personas que sufren algún tipo de deformación de los pies (juanetes, etc).

 

Se pueden realizar diferentes adaptaciones o modificaciones en la vivienda con el objetivo de aumentar la seguridad de la misma (evitar caídas, por ejemplo), incrementar la calidad de vida de las personas mayores que viven en ella, etc. En el punto siguiente, dedicado a la adaptación de la vivienda, se pueden encontrar algunos ejemplos.

La adaptación de la vivienda a una persona mayor dependiente es todo un reto. En este capítulo se exponen las adaptaciones generales útiles para todo tipo de dependencia. En los capítulos de descripción de patologías se expondrán las actuaciones específicas para cada enfermedad y/o discapacidad.

 

El proyecto de reforma depende de las características de la vivienda y del grado de pérdida de autonomía y del tipo de incapacidad de quien la habita. Antes de embarcarse en grandes obras, conviene pensar lo que uno mismo puede hacer (siempre hay algún habilidoso en la familia) sin necesidad de recurrir a un profesional de la construcción: instalar una barandilla, colocar asideros en el baño o fijar las alfombras al suelo con adhesivos para que no se deslicen son operaciones muy sencillas.

En las tiendas especializadas podremos encontrar infinidad de accesorios que nos serán útiles. Existe también la posibilidad de alquilar material especial, como camas articuladas o andadores. Hay que dejarse guiarse por el sentido común. Éste indica, por ejemplo, que para una persona con dificultades de movimiento siempre serán mejores un sillón o una butaca rígidos que un mullido sofá en el que se hundirá cuando se siente y del que se levantará con gran dificultad.