Videovigilancia, más fácil de lo que parece

La videovigilancia del hogar y de las personas que habitan en él se ha vuelta muy sencilla de implementar gracias al ADSL que tenemos en nuestras casas y a las cámaras IP.

videovigilanciaLas cámaras IP son cámaras que se conectan a la red de datos de nuestra casa de forma automática (plug&play), y, a través de nuestra conexión de Internet, nos permiten conectarnos a ellas y visualizar lo que estén monitorizando. No hace falta conectarlas a un ordenador ni a ningún otro dispositivo, funcionan independientemente. Algunas cámaras IP están incluso motorizadas (se llaman PTZ) y nos permiten moverlas para ver distintas partes de la casa. Las más cómodas de instalar son las cámaras WiFi, que se conectan de forma inalámbrica y sólo hace falta enchufarlas a la red eléctrica.

 

De esta forma, cuando estemos fuera de casa podemos conectarnos a través de nuestro smartphone, tablet u ordenador portátil y vigilar nuestra casa o asegurarnos de que nuestros familiares están bien.

 

Estas cámaras suelen poseer una funcionalidad muy útil: las alertas via e-mail cuando detectan movimiento. Esto nos permite detectar intrusos en la casa, o recibir alertas cuando alguien abandone la casa sin nuestro consentimiento. Al tener activado este modo, la cámara nos manda automáticamente un e-mail con una foto cuando detecta movimiento.

 

En cuanto al precio, la verdad es que se están volviendo bastante asequibles. En la mayoría de tiendas de electrónica podemos encontrar estas cámaras a partir de 70€.

 

Por Alberto Brunete

Visto 5131 veces Modificado por última vez en Sábado, 12 Septiembre 2015 22:25