Concepto:

trastornos sueñoA lo largo de la vida, la estructura del sueño se modifica. Conforme el individuo envejece la cantidad total de tiempo que se invierte en el sueño lento se reduce y en consecuencia aumenta el tiempo de sueño ligero (fases 1 y 2). También sucede que el primer período de sueño REM se inicia con una latencia más prolongada y el tiempo total que se invierte en sueño REM se reduce. En general los pacientes ancianos tardan más tiempo en dormirse y se despiertan más fácilmente, experimentan frecuentes despertares por la noche y a primera hora de la mañana lo que les hace más proclives a echar siestas durante el día. Los cambios en el ritmo circadiano también hacen que la conciliación del sueño sea más temprana en personas mayores. Todos estos cambios pueden conllevar menor nivel de alerta y vigilancia diurno, excesiva tendencia a dormir durante el día, cambios de humor y aumento del riesgo de caídas. Aunque son las mujeres las que presentan más quejas en referencia a su sueño, los estudios polisomnográficoshan mostrado que la arquitectura del sueño en mujeres ancianas se preserva más que en los varones.

 

La historia clínica es fundamental en el abordaje de los trastornos del sueño en el anciano: se deben recoger datos sobre enfermedades médicas, consumo de tóxicos (cafeína, alcohol) o fármacos y preguntar sobre enfermedades psiquiátricas. La exploración física debe prestar atención al estado general, postura, exploración orofaríngea y exploración neurológica.

 

Las principales causas de los trastornos del sueño en los ancianos incluyen los cambios fisiológicos del sueño descritos anteriormente, las alteraciones del sueño relacionadas con otras enfermedades que afectan a este grupo de edad y sus correspondientes tratamientos, los trastornos primarios del sueño y la combinación de varios de estos factores.

Las enfermedades más frecuentes que pueden alterar el sueño porque sus síntomas fragmentan el sueño o impiden su conciliación son la úlcera péptica, el reflujo gastroesofágico, la insuficiencia cardiaca, la hiperplasia de próstata, la artritis reumatoide, etc.

Concepto:

irratibilidadA pesar de que el término irritabilidad se emplea ampliamente en la descripción de pacientes con alteraciones de conducta, su concepto está poco definido y en ocasiones se intercambia con agresividad, hostilidad, mal temperamento, ira o intolerancia. Un importante problema de la investigación en la irritabilidad se encuentra en las diversas formas en que se define.

Es un modo de respuesta a estímulos psicológicos de un tipo particular, como aquellas en las que se ve amenazada la persona de alguna manera, o se siente frustrado en un curso de acción intencional. Slater y Roth (1969)

Otros autores valoraron la necesidad de diferenciar irritabilidad, hostilidad, ira y agresión y describieron la irritabilidad como un estado emocional caracterizado por un menor control sobre el temperamento que generalmente se traduce en arrebatos verbales o de comportamiento (Snaith and Taylor 1985).

Puede ser experimentado como episodios breves, en determinadas circunstancias, o puede ser prolongada y generalizada. La experiencia de la irritabilidad es una manifestación desagradable para el individuo y para su entorno.

La hostilidad es, en cambio, a menudo considerada como un conjunto de actitudes más probables de ser detectadas por las mediciones de rasgo(1), mientras que el estado de ánimo irritable es más probable que se demuestre, mediante escalas de socorro(2) (Fava et al. 2004). 

Concepto

depresionSegún diversos estudios, la aparición de la depresión en la enfermedad de Alzheimer ronda entre el 40 y el 50% de los enfermos. Esto puede barajar como hipótesis de que se deba al hecho de que el paciente es consciente de la pérdida de sus facultades. En otros casos, el paciente es completamente inconsciente de los problemas de memoria y psicológicos que padece ( anosognosia) y en ese caso no presentaría reacción depresiva.

La forma de valorar la depresión en pacientes con enfermedad de alzheimer estaría en función del momento del diagnóstico, la fase en la que se encuentra el enfermo así como los criterios utilizados en su valoración

 

No se conocen en detalle las bases cerebrales que actúan en la depresión con enfermos de alzheimer sin embargo se estima que está relacionada con la lesión de las conexiones que ascienden desde las partes inferiores del cerebro y con el sistema límbico y en los lóbulos frontales.

Lo que si sabemos es que los pacientes depresivos con enfermedad de alzheimer  tienen mayor perdida neuronal en el locus Coeruleus y en la sustancia nigra.

Conclusiones:

Según los últimos estudios la frecuencia de aparición de los trastornos conductuales en la enfermedad de Alzheimer se definirían en la siguiente tabla:

 

ESTUDIOS

MAA SB ED (Verhey et coll., 2003)

Real-FR (Benoit et coll.,2003)

Real-FR (Benoit et coll., 2003)

EADC (Byrne, 2003)

TOTAL

 

MMSE 15- 28 n=199 (%)

MMSE 11-20 n=235 (%)

MMSE 21-26 n=244 (%)

MMSE 4-28 n=138 (%)

N= 836 (%)

 

APATÍA

59.3

63.5

47.9

48.9

55.5

DEPRESIÓN

57.3

42.7

36.9

45.3

44.9

ANSIEDAD

39.2

46.3

44.3

33.8

42.0

AGITACIÓN

28.6

44.3

32.8

30.9

35.0

C.MOTOR ABERRANTE

34.7

29.8

14.7

18.7

24.7

DELIRIOS

34.7

24.7

10.2

19.4

22.0

APETITO

24.6

24.3

20.5

12.9

21.4

SUEÑO

18.1

12.9

13.5

12.9

21.4

DESHINIBICIÓN

12.6

13.3

10.2

14.4

12.4

ALUCINACIONES

13.1

7.8

5.7

7.9

8.5

EUFORIA

7.0

9.8

4.5

5.0

6.8

 

EL studio más reciente (Aalten y colbs.), realizado por el grupo de l´European Alzheimer´s Disease Consotium (EADC)" , con una muestra de 2.354 sujetos aisla cuatro síndromes:

1. Hiperactividad: agitación, deshinibición, irritabilidad, conductas motoras aberrantes y euforia.

2. Psicosis: delirios, alucinaciones y alteraciones del sueño

3. Afectividad: depresión y ansiedad

4. Apatía: apatía y trastornos alimentarios.

Estos trastornos conductuales son numerosos a lo largo de la enfermedad. Afectan la evolución y la forma de vida del paciente pero también del cuidador. A modo conclusión lo la mayoría de los estudios se han centrado en el papel de los trastornos conductuales:

-  Como uno de los factores determinantes del ingreso del paciente en una residencia.

- Como uno de los factores que influyen en la estabilidad psicológica del cuidador.

- Cómo uno de los factores que intervienen en la calidad de vida de los pacientes.

- Como uno de los factores que mayor repercusión económica tiene. El nivel de gasto en los cuidados del paciente ( Murman & Colenda, 2005.)

 

BIBLIOGRAFÍA

Peña- Casanova, Jordi. “Las alteraciones psicológicas y del comportamiento en la enfermedad de Alzheimer", 1999. Barcelona.

Arango Lasprilla, Juan Carlos; Fernández Guinera, Sara.  “Depresión en la enfermedad de Alzheimer", 2003. México

Arrollo- Anlló,M.E; Torres Pereira, J. y Castañeda Alegre, J.C.;  “ Agitación/ agresividad en la demencia tipo Alzheimer".2001. Castilla y León.

“CIE-10, Trastornos Mentales y del Comportamiento. Organización Mundial de la Salud, 1992

“DSM- IV, Manual Diagnóstico y estadístico de los Trastornos Mentales". American Psychiatric Association. 2002

Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale. “ Maladie d´Alzheimer, enjeux médicaux et sociétaux". 2007. Paris.

Selmes.J, Antoine.M;  “ Vivir con…. La enfermedad de Alzheimer, guía práctica del cuidador de Alzheimer"Séptima Edición, 2010. Madrid

Dérouesné;A. Piquard;S.; Thibault,S.  “ Les manifestations non cognitives de la Maladie d´Alzheimer". 2001. Paris.

Tratamiento de las alteraciones conductuales en la Enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Manual del Residente de Psiquiatría. 1999. Tomo II, capitulo 11 “ La Gerontopsiquiatría"

 

Por Celia Selmes Antoine

Con la Colaboración de Luis García Sánchez; Psicólogo .

Concepto:

trastornos apatiaLa apatía se define como un síndrome neuroconductual complejo que se caracteriza por un déficit persistente de la motivación (Marin R,1991; Clarke D,2008).

Además de la perdida de motivación (interacción compleja de conciencia, atención, percepción e interacción con el medio), suele existir una disminución de la voluntad, del interés por las actividades y de la iniciativa, conjuntamente con una disminución de la respuesta afectiva (sentimientos y emociones) frente a estímulos positivos o negativos. (Marin, 1990, Levy ML,1998)

La apatía puede ser considerada como un síntoma o una dimensión de la conducta humana, y conceptualmente hace referencia tanto a aspectos cognitivos y afectivos como conductuales, que desembocan en una disminución significativa de las conductas autogeneradas dirigidas a un fin.

La apatía puede manifestarse en forma de un síndrome con criterios clínicos propios, o bien puede aparecer como un síntoma dentro de otros síndromes. De forma mucho menos frecuente puede aparecer como una forma pura o primaria. Sin embargo, la apatía como trastorno, no se encuentra registrada en las actuales clasificaciones diagnosticas internacionales

Marin en 1991 definió la apatía como una “reducción de la motivación no justificada por una alteración del nivel de conciencia, deterioro cognitivo o distrés emocional". Esta definición hace referencia a un trastorno de la motivación que persiste en el tiempo y produce efectos negativos identificables en el nivel de funcionamiento previo del sujeto.

Concepto:

ansiedadEntendemos por ansiedad un estado emocional subjetivo que se caracteriza por la aprensión y síntomas objetivos de hiperactividad en el sistema nervioso autónomo. Esta hiperactividad se produce en la función noradrenérgica del cerebro relacionada con una amenaza real o imaginada por el sujeto.

La ansiedad puede manifestarse de distintas formas:

  • Angustia
  • Preocupación
  • Inseguridad
  • Inquietud
  • Tensión motora
  • Hiperactividad autonómica
  • Etc..

Concepto:

Agresión: comportamiento externalizado con intención manifiesta de causar daño o destrucción:

  • verbal,
  • física contra otras personas
  • física contra objetos

Agitación: actividad verbal o motora excesiva

  • irritabilidad,
  • desinhibición sexual,
  • actos disociales,
  • reacciones catastróficas

Hostilidad: recelo, falta de colaboración y resistencia violenta a cooperar en las actividades básicas de la vida diaria (aseo, vestido, comida, deambulación.