Fases del Alzheimer

Se estima que un enfermo tiene un promedio de 10 a 12 años de vida después del diagnostico.

¿Qué va a pasar?

Se describen 3 fases o grados que sirven a los médicos para definir el estado del enfermo en el marco de la evolución: las fases ligera, moderada y severa. 

 

¿Cuál es el interés de estas fases?

Sirven al médico para definir el estado del enfermo en el marco de la evolución de la enfermedad. El diagnostico precisa que es una enfermedad de Alzheimer "probable" en fase ligera o moderada, a veces severa cuando el diagnostico se realiza tarde.

Sirven para seleccionar el o los medicamentos. Por ejemplo, los inhibidores de la colinestera se utilizan a las fases ligeras a moderadas.

Sirven para la evaluación de la pérdida de autonomía. Con una enfermedad de Alzheimer en fase ligera, no se consigue beneficiarse de la Ley de Dependencia o de otras ayudas que se reservan para una fase con dependencia.

 

Progresión de los sintomas de la enfermedad de Alzheimer segun Feldman y Woodward (2005)

 

 

fases alzheimer

 

DCL: deterioro cognitivo leve.

EA : enfermedad de Alzheimer.

MMSE: Mini Mental State Exam.

 

Fases o Etapas

Fase Ligera

– Memoria

El enfermo olvida sus citas, las llamadas telefónicas, el nombre de las personas (relaciones o amigos), los objetos familiares. Tiene dificultades para seguir una conversación, se equivoca en sus cuentas, no paga las facturas.

– Comportamiento

Está sujeto a bruscos cambios de humor. Monta en cólera cuando se percata de que ha perdido el control sobre  los elementos que le rodean. Tiene tendencia a aislarse en un entorno familiar que conoce bien: sale menos y no quiere ver a sus amigos.

– Lenguaje y comprensión

Aunque el enfermo continúe razonando y comunicándose bien con los otros, tiene, sin embargo, problemas para encontrar las palabras precisas; sus frases son más cortas; mezcla ideas que no tienen relación directa entre sí.

– Coordinación de gestos espontáneos y movimientos corporales

En esta fase, el enfermo todavía está bien. No se pierde y aún puede conducir, se viste solo y come bien.

– Actividades de la vida diaria

Es capaz de realizarlas sin demasiados problemas, incluso sus actividades profesionales. De hecho, todavía no está afectado más que por pérdida de memoria.

 

Fase Moderada

– Memoria

La memoria se altera progresivamente.El enfermo olvida los sucesos recientes. No se acuerda de lo que acaba de comer; acusa a sus amigos de abandonarlo porque no vienen a visitarlo. No puede asimilar o comprender los hechos nuevos: un matrimonio o el fallecimiento de un pariente. Sin embargo, el recuerdo de hechos lejanos persiste aunque los sitúe mal en el tiempo en que transcurrieron: el enfermo pide noticias de su madre fallecida recientemente o menciona a personas a las que no ha visto desde hace años.

– Comportamiento

Este es el momento de las reacciones agresivas, desproporcionadas respecto al motivo que las ha desencadenado. Puede acusarle a Vd. de robarle si no encuentra su monedero; grita e incluso se vuelve agresivo si se insiste para que se bañe. Cuanto más depende de otros más se irrita. Su fatiga aumenta y no hace nada sin que se le estimule.Experimenta miedos injustificados; un ruido, una cortina que se mueve o una luz pueden desencadenarlos.Camina durante horas de un lado a otro. Se levanta durante la noche y prepara su maleta para volver a casa

– Lenguaje y comprensión

El conjunto de la comunicación con los demás se hace más difícil: habla menos, su vocabulario se empobrece, repite siempre las mismas palabras o las mismas frases durante horas. Cuando responde a las preguntas lo hace lentamente, buscando las palabras; no acaba las frases.

– Coordinación de gestos

Sus gestos son imprecisos: se abrocha mal los botones, sostiene mal su tenedor o su cuchillo. Pierde el equilibrio. Se golpea con facilidad y las caídas son frecuentes. Se mueve lentamente y necesita que lo ayuden para ir a su habitación o al baño. Pueden aparecer movimientos anormales como temblores, contracturas musculares o convulsiones.

– Actividades de la vida diaria

Su creciente confusión hace que le resulte cada vez más difícil enfrentarse a la vida diaria. No es capaz de elegir:

    • entre sus ropas, pues se viste sin importarle como, y sin tener en cuenta la estación o los convencionalismos sociales;
    • entre los platos que ponen en la mesa;
    • entre las etapas habituales de su baño o ducha: ¿cuándo quitarse la ropa?,¿cuándo enjabonarse?, ¿cuándo secarse?

Por otro lado pierde su autonomía ya que no puede conducir, ni viajar en metro o en autobús sin compañía. Se pierde incluso en un trayecto que le es familiar.

Puede dedicarse a actividades peligrosas para si mismo y para los demás como abrir la llave del gas sin encenderlo, u olvidar su cigarrillo y prender fuego por accidente.

Es decir, el enfermo ha de ser vigilado las 24 horas del día, lo que significa que sus familiares deben prestarle atención constante.

 

Fase Severa

– Memoria

El enfermo olvida los hechos recientes y pasados. No reconoce a su cónyuge o a sus hijos. Sin embargo, conserva la memoria emocional. Se da cuenta de la persona que le cuida, le ayuda y le quiere. Este hecho debe estar siempre presente en la mente de quien se ocupa de él.

– Comportamiento

Su humor es imprevisible: grita, llora, se agita. No reacciona coherentemente ante una situación, ni comprende una explicación.

– Lenguaje y comprensión

El enfermo balbucea, repite palabras sin pies ni cabeza, y solo utiliza correctamente algunas palabras concretas. No comprende lo que se le dice.

– Coordinación de los gestos

No controla sus gestos. No sabe levantarse, sentarse o andar. Le cuesta trabajo tragar. No controla los esfínteres y aparece incontinencia.

– Actividades de la vida diariaHan desaparecido totalmente. Con gran frecuencia permanece en la cama, lo que conduce a la aparición de llagas en los puntos de presión e infecciones respiratorias.

La muerte sobreviene generalmente debido a una enfermedad asociada (cáncer, accidente cardíaco o vascular cerebral), a veces como consecuencia de permanecer encamado (infecciones de las llagas, infecciones respiratorias y o urinarias…).

 

Síntomas comunes experimentados por personas con demencia y las actividades llevadas a cabo por los cuidadores

 

Fases en la demencia

Cambios habituales experimentados por personas afectadas por demencia

¿Qué hace el cuidador?

 

 

 

Fase ligera

 

  • Se vuelve olvidadizo, especialmente sobre hechos recientes.

  • Puede tener alguna dificultad en la comunicación, como por ejemplo al buscar una palabra concreta.

  • Tiene alguna desorientación en lugares familiares.

  • Pierde la noción del tiempo, incluyendo el día, mes, año y la estación.

  • Tiene dificultades en la toma de decisiones y a la hora de manejar las finanzas personales.

  • Tiene dificultad para realizar tareas domésticas complejas.

  • En el plano afectivo y comportamental:

  • Se vuelve menos activo y motivado, perdiendo el interés en hobbies y otras actividades.

  • Puede presentar cambios de humor, incluyendo depresión o ansiedad.

  • En alguna ocasión puede reaccionar de forma agresiva.

 

Los miembros de la familia comienzan a percatarse de los cambios y pueden animar a su familiar a buscar asesoramiento (en la fase de pre-diagnóstico).

 

Los familiares se dan cuenta del nuevo rol de cuidador que tienen que asumir (a menudo como resultado del diagnóstico).

 

  • Proporcionar apoyo emocional durante el diagnóstico y cuando la persona está deprimida o ansiosa.

  • Recordar y preguntar sobre hechos pasados, tareas, y otras cosas para ayudarle a mantener la independencia y la participación.

  • Proporcionar ayudas para las actividades instrumentales (manejo de las cuentas personales, ir a la compra, etc.).

 

Fase moderada

 

  • Se vuelve muy olvidadizo, especialmente sobre los hechos recientes y los nombres de las personas.

  • Tiene dificultades para ubicarse en el tiempo, la fecha, el lugar en el que se encuentra y hechos pasados; puede perderse en su casa así como en el vecindario.

  • Cada vez tiene más dificultades para la comunicación (tanto de expresión como de comprensión).

  • Necesita ayuda con el cuidado personal (para ir al baño, asearse o vestirse).

  • Es incapaz de llevar a cabo con éxito actividades como preparar la comida, cocinar, limpiar o ir a hacer recados.

  • Ya no es capaz de vivir solo en condiciones seguras sin un apoyo considerable.

  • Los cambios en el comportamiento pueden incluir vagabundeo, repetición de preguntas, llamadas constantes, aferramiento hacia el cuidador, trastornos del sueño o alucinaciones (ver u oír cosas que no existen).

  • Puede mostrar un comportamiento desapropiado en casa o en el vecindario (desinhibición o agresividad).

 

 

Los cuidadores se dan cuenta de su papel como supervisor

 

  • Utilizar estrategias de comunicación para facilitar la comprensión.

  • Proporcionar ayuda para llevar a cabo el cuidado personal.

  • Proporcionar ayuda para otras actividades de la vida diaria tales como la preparación de la comida o el vestirse adecuadamente.

  • Responder y manejar correctamente las alteraciones conductuales y los comportamientos inapropiados.

Fase grave

 

  • Normalmente tiene desorientación temporal y espacial

  • Tiene dificultades para reconocer lo que pasa a su alrededor

  • Incapaz de reconocer a sus familiares, amigos y objetos familiares.

  • Incapaz de comer sin ayuda, puede tener dificultades para tragar correctamente.

  • Requiere más ayudas para el cuidado personal (ir al baño y asearse)

  • Puede tener incontinencia urinaria o fecal.

  • Tiene problemas de movilidad; puede perder la capacidad de andar y quedarse en una silla de ruedas o en la cama.

  • Cambios en el comportamiento; pueden agravarse incluyendo agresión hacia el cuidador y agitación no verbal (patalear, golpear, gemir o gritar).

  • Incapaz de ubicarse en el domicilio o la residencia.

 

 

Se producen demandas de atención significativas hacia el cuidador, ya que la persona se vuelve completamente dependiente y pierde la capacidad de comunicar sus deseos y necesidades.

 

  • Proporcionar cuidados, apoyo y supervisión constantemente.

  • Proporcionar asistencia total para comer e ingerir líquidos.

  • Proporcionar un cuidado físico completo (ir al baño, asearse, vestirse y desplazarse).

  • Manejar los problemas comportamentales.

 Referencia: Dementia: a Public Health Priority”. WHO 2012


¿Sigue su familiar afectado por el Alzheimer percibiendo las emociones?


Es bien conocido que la enfermedad de Alzheimer induce trastornos de la función cognitiva, en particular, las pérdidas de memoria. No es uno, sino “el”, síntoma más llamativo del inicio de la enfermedad.

¿Pero qué pasa con las emociones de su familiar? ¿Sigue identificándolas a partir de la mímica de su rostro o de su tono de voz? ¿Puede expresar su propio estado emocional?

La respuesta es “si”.

Tanto los comentarios de los cuidadores como la observación clínica demuestran que se mantiene la percepción del “clima emocional” en personas con demencia y que, en la mayoría de los casos, persiste la comunicación no verbal incluso en la fase severa (1-2).

Varios estudios han demostrado que el familiar conserva sus capacidades para identificar e interpretar las emociones - alegría, enfado, miedo, sorpresa o disgusto -  a partir de la expresión facial de su cuidador (3-4).

Así que la comunicación y la memoria emocional o afectiva persisten casi a lo largo de toda la evolución de la enfermedad. Esto es un punto fundamental para el cuidador. 

Esto merece algunas recomendaciones:
Darse cuenta que su familiar capta bien su estado de ánimo y que interpreta su mímica.
Recordar que entiende lo que se dice o se comenta a su alrededor aunque su aspecto exterior indique que es indiferente.
Utilizar al máximo los gestos, el tacto, los dibujos…en pocas palabras todos los artilugios de la comunicación no verbal


Referencias:

1- Tamara-Schiaratura L.
La communication non verbale dans la maladie d’Alzheimer
Psychol NeuroPsychiatr Vieil 2008; 6: 183-8

2- Roudier M. y cols
Discrimination of facial identity and of emotions in Alzheimer’s disease
J Neurol Sci (2009) 198; 154:151-8

3- Burnham H. y cols
Recognition of facial expressions of emotion by patients with dementia of Alzheimer type
Geriatr Cogn Disord 2004; 18:75-9

4- Morrone I. y cols
Identification et mémorisation des émotions dans la démence de type Alzheimer
Geriatr Psychol NeuroPsychiatr Vieil 2012; 10 (3):307-314

Comentarios de la FAE

- La velocidad de evolución es muy variable de un enfermo a otro…pero siempre se hace hacia un declive. La sucesión de fases no es una regla estricta. Pueden existir periodos en las cuales el estado del enfermo permanece estacionario.

- Ciertas funciones cerebrales pueden permanecer cuando otras desaparecen. Ningún enfermo se parece a otro porque los síntomas y sus repercusiones sobre la vida diaria son distintos de una persona a otra.

- La dependencia hacia el cuidador se incrementa a medida que el enfermo va perdiendo su autonomía, es decir su capacidad a realizar tareas sin ayuda alguna.

- Los trastornos del comportamiento agravan la situación del cuidador y del entorno. Estas conductas ilógicas y incoherentes generan tensión y estrés y hacen la vida diaria muy difícil de soportar.

 

Visto 99114 veces Modificado por última vez en Miércoles, 25 Noviembre 2015 13:33
Más en esta categoría: Que causa el Alzheimer »