Señales de bienestar y signos de malestar

Su familiar no tiene la misma aptitud que nosotros de traducir su estado de bienestar o de malestar. Le faltan las palabras. Ya no es capaz de formularlos.

Es muy importante para Vd. detectar las señales que traducen el estado de su familiar y tener así el reflejo de sus cuidados y de la capacidad de adaptación de su familiar al entorno.

 

 

Todos nos sentimos a gusto cuando las cosas y la vida van bien y a disgusto cuando la vida va mal.Lo mismo le sucede a su familiar, pero él lo traduce de una forma distinta. Una de las características de la Enfermedad de Alzheimer es que, en el curso de su evolución, los cambios de humor aparecen de forma brusca casi siempre debidos a la existencia de un problema.

Por lo que debe estar atento, reconocerlas, y encontrar su explicación.

 

- ¿Cuáles son las señales de “bienestar"?

He aquí los elementos que puede utilizar su familiar para transmitirle que todo va bien:

 

Tiene actitud positiva

No se queda sentado sin moverse. Es activo, toma sus propias decisiones (sale de paseo, ayuda en las tareas domésticas, participa en actividades de grupo, etc.).  Esta dinámica positiva sólo existe o se manifiesta cuando su familiar ha tomado conciencia de su entorno y se siente confortable con él.

Demuestra afección y calor humano

Su familiar le ayuda emocionalmente, también a los demás miembros de la familia y responde a las muestras de calor o afección que se le proporciona.

 

Demuestra su utilidad

Propone su ayuda de forma espontánea o voluntaria. Se levanta para ayudar a los demás. Cuando Vd está realizando las tareas domésticas, su familiar se ofrece para limpiar los platos, hacer la cama, etc. Esta participación demuestra que se siente capacitado para ayudar y entender la finalidad de la actividad.

 

Demuestra su creatividad y participación

Lo demuestra a través de actividades como cantar, bailar, hablar, jugar a las cartas. Vd. debe tener la mente alerta, ser capaz de captar estas señales y darles la traducción adecuada.  A veces su familiar puede quejarse:  “Esta mañana estoy mal.  No me siento bien", cuando su actitud demuestra lo contrario.

 

- ¿Cómo reconocer las señales de “malestar"?

De la misma forma, su familiar tiene gran dificultad para traducir un estado de malestar (y por supuesto precisar sus razones).Hay que estar atento a las modificaciones de su comportamiento y de su humor.

 

Comportamientos inhabituales

En este caso, su familiar no recurre ni a las palabras para contar lo que le ocurre, ni a los gestos para indicar donde sufre. Pero lo manifiesta como puede: llorando, agitándose, gritando. A menudo, este comportamiento no tiene una causa evidente, por lo que debe buscar sistemáticamente algún malestar físico como origen: episodios dolorosos (dental, de articulaciones, digestivo), estreñimiento, lumbalgia, etc.

Tensión y nervios

Es su forma habitual de traducir ansiedad, malestar, inseguridad.Basta con que varias personas (incluso miembros de la familia o amigos) estén junto a él en la habitación para que se vuelva tenso. Está ansioso porque no soporta el ruido, no entiende lo que se dice, piensa que está rodeado de extraños. Se pondrá nervioso, inquieto, tenso... lo que quiere decir que desea que la visita finalice. Hay que dejarle tranquilamente en su habitación.A veces,  camina todo el día, habla sin cesar, se mete objetos en la boca (los botones de sus prendas, hojas, tierra de las plantas). Si se encuentra en la cama, tira de las sábanas, se enreda el pelo, manosea sus zapatillas. Es su manera de transmitir su ansiedad, pero hay que averiguar porqué está ansioso.

Aparición de tristeza

Traduce a menudo la sensación de aislamiento y de soledad. No ve a nadie aparte de Vd. No mantiene conversaciones con los demás. Se siente rechazado.

Apatía y pasividad

La apatía es una manifestación de la enfermedad. Puede aparecer de forma aislada o asociarse a elementos depresivos (frecuentes en la enfermedad de Alzheimer) sin llegar a ser realmente depresiones. Se queda en la cama durante horas. No quiere levantarse. Se queda sentado en una silla. Se niega a comer o come poco. Se niega a beber. Rehúsa toda comunicación. Cierra los ojos, dando la impresión de estar “ausente". Si le pide hacer algo, se defiende, se niega e incluso intenta pegarle. Si este trastorno persiste, consulte con su médico quien puede prescribirle ciertos medicamentos que mejoran el humor.

Irritación y cólera

Es otra forma de traducir el rechazo al entorno, la imposibilidad de darse a entender, o de lograr algo que él quiere, su sensación de vivir en un universo hostil. Hay que recordar que intenta llamar su atención con la única forma de manifestarse que le queda. Cualquiera de estos comportamientos requiere que Vd. busque – y encuentre – la razón o las razones que puedan explicarlos.

Puede ser una investigación larga, que dure varios días.Pero encontrada la causa, Vd. puede actuar y hacer que las cosas vuelven a su cauce.

 

Visto 2209 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Marzo 2015 23:38

Artículos relacionados (por etiqueta)