Conductas inhabituales

Me plantea cien veces la misma pregunta. Lo tengo siempre encima: me sigue en todas las habitaciones; me pisa los talones. No sabe quien soy cuando le he dedicado más de 5 años de cuidados. Me amenaza con su bastón. Se niega a levantarse, a asearse…y a comer. Ve cosas extrañas que no existen…"

Junto con los trastornos de memoria, las alteraciones de la conducta aparecen desde el inicio de la enfermedad de Alzheimer y van a acentuarse a medida que evolucione. Se llaman “trastornos del comportamiento".

Su familiar no puede expresar sus sentimientos y sus emociones de la misma forma que las personas normales. Recurra a comportamientos inusuales y extraños, ilógicos, a veces peligrosos, a menudo difíciles de  aguantar para hacerle comprender a Vd. que algo va mal.

Comprender el significado de estos comportamientos es una tarea compleja, pero indispensable.

• Las dificultades creadas por la enfermedad son más o menos aceptadas por el enfermo en función de su personalidad.

Van a generar angustia, reacciones depresivas. La dependencia que desarrolla hacia su cuidador puede desencadenar episodios de irritabilidad. Algunos de sus comportamientos ilustran la forma que su familiar tiene para hacerle comprender que algo no va bien, que le necesita, que se siente perdido.

• Por otro lado Vd. Y los otros miembros de la familia soportan en mayor o menor grado estas alteraciones de la conducta.

Su actitud frente a estas dificultades, su irritabilidad, su cansancio van a repercutir sobre su familiar.

Si está Vd. fatigado, irritado, encolerizado (muchas veces con razón), su familiar también lo estará.

Si está Vd. tranquilo, su familiar también lo estará.

 

La gran problemática de las alteraciones de la conducta es la creación de situaciones de estrés a las cuales debe enfrentarse el cuidador y  la aparición de tensiones en la familia que dificulta la convivencia en la vida diaria.

Además, debido al agotamiento del cuidador, estas alteraciones son el primer motivo de ingreso de los enfermos en una residencia.

Si algunas modificaciones del comportamiento son simplemente molestas para los que rodean al familiar, otras pueden tener consecuencias graves.

Hay que conocerlas para saber cómo manejarlas.

  1. Repite siempre la misma pregunta
  2. Le acusa de robarle el dinero
  3. Intenta golpearme
  4. Ha tomado el té con la reina de Inglaterra
  5. No me reconoce
  6. Se agita
  7. Es apático
  8. Va y viene sin cesar
  9. Esconde los objetos
  10. Habla de suicidarse

1-Repite siempre la misma pregunta

"¿Qué hora es?... ¿Qué hora es?...pero ¿Qué hora es?"

Es la más frecuente de las alteraciones de la conducta. La repetición de la misma pregunta no cese a pesar de las respuestas que le proporciona el cuidador.

Las preguntas concierne habitualmente la hora, el día de la semana…pero también su hermana, su madre que ya ha fallecido…

 

  • Consejo 1: Guardar calma

Es un comportamiento monótono e irritante para Ud. y los demás miembros del entorno. Pero no es peligroso.

¿Qué significa?

Primero su familiar ha olvidado la pregunta que hizo y la respuesta que recibió. Así que repite.

Otra posibilidad es su sentimiento de aislamiento y de inseguridad. Cuando Ud. contesta, sabe que Ud. esta a su lado.

 

  • Consejo 2: Dejarle seguir y no argumentar

La primera reacción que se nos ocurre es que hace media hora que nos está planteando la misma pregunta. No sirve de nada. No le diga: “Cállate. Ya basta".

 

  • Consejo 3: Contestar a sus preguntas

Contestar de forma breve y clara.

Si pregunta para la hora, contestarle con las actividades que se realizan a esta hora: “Es hora de almorzar", “Es la hora del paseo"…

Es importante que escuche su voz para saber que esta Ud. presente a su lado.

 

  • Consejo 4: Detectar las respuestas que funcionan

Es posible que ciertas respuestas interrumpan el flujo de preguntas. Guardarlas en memoria.

 

  • Consejo 5: Buscar una actividad de substitución

En general, la repetición de preguntas surge cuando su familiar está desocupado…y Ud. muy atareado. Búsquele una actividad de substitución: escuchar la radio, ver un programa de tele, hojear con él una revista y comentarla.

2-Le acusa de robarle el dinero

"No encuentro mi cartera. Me la has robado tu."¿Donde están mis pendientes? ¿Quién me los ha robado?"

De hecho, estas acusaciones, muy frecuentes, son “ideas delirantes". Es decir que su familiar interpreta mal la situación que vive. Ha escondido su cartera debajo de la cama. No la encuentra. Para él, es un robo… y el ladrón es la persona más cercana a él…es decir su cuidador.

 

  • Consejo1: No ofenderse

Puede ser muy duro enfrentarse a tal acusación cuando Ud. dedica la mayor parte de su tiempo a cuidarle. No se enfade. No está dirigido contra Ud. personalmente. No lo hace para molestarle o  dañarle.

 

  • Consejo 2: No dar fe a lo que dice

Su acusación está dirigida contra Ud. …pero también puede acusar a otras personas de su entorno, incluso a profesionales que intervienen en casa. Algunas veces aparecen plausibles.

¡OJO! Siempre poner en duda la realidad que él describe.

 

  • Consejo 3: No respaldar lo que dice ni tampoco demostrar la falsedad de su acusación.

No sirve de nada intentar explicarle que se equivoca…porque cree que es la realidad. Adoptar una posición de neutralidad.

 

  • Consejo 4: Prevenir el entorno de sus ideas delirantes

Es mejor hablar con las personas de su entorno (otros miembros de la familia, amigos, relaciones, profesionales…) para que sepan que  su familiar manifiesta ideas delirantes y que no se crean lo que cuenta.

 

  • Consejo 5: Hablar con su médico

A veces las ideas delirantes son episódicas…es decir que surgen y desaparecen. Otras veces son permanentes y pueden inducir su familiar a actos con un componente agresivo.

En este caso, hay que consultar al médico

3-Intenta golpearme

Ayer, mi madre me amenazo con su bastón. Es la primera vez que ocurre. Habitualmente es una persona muy reservada pero empezó a soltarme tacos. Me quede helada"

Además de los grito y de las amenazas verbales, puede ocurrir que la agresividad de su familiar se traduzca por gestos de amenaza física.

Más excepcionales son las mordeduras,  los puñetazos o los rasguños con la  intención manifiesta de hacer daño.

Estas reacciones agresivas crean situaciones de estrés, dificultan los cuidados, agotan el cuidador y pueden generar hostilidad de su parte.

 

  • Consejo 1: Ponerse fuera de su alcance

No hay que hacer le gesto de oponerse o de esquivar el golpe. Manténgase alejado…pero de forma que su familiar puede verle…sin alcanzarle.

En general, al cabo de pocos minutos, se olvidara de todo…y Ud. también.

 

  • Consejo 2: No razonarle

No sirve de nada querer explicarle que está equivocado y que Ud. tiene toda la razón del mundo. Recuerde que su familiar no razona como Ud.

Lo único que puede ocurrir es incrementar su irritación y su rabia.

 

  • Consejo 3: Evitar situaciones que su familiar pueda considerar como conflictiva

Es importante evitar actitudes que sugieren un conflicto: por ejemplo, sujetar su brazo, amenazarle incluso con un dedo, hablarle con voz autoritaria o enfadada

 

  • Consejo 4: Darle confianza

Debe considerarlo como a un niño que tiene miedos incontrolables. Tómele en brazos, háblele con dulzura. Dígale que le quiere.

 

  • Consejo 5: No tenga vergüenza de su comportamiento

Si estas reacciones agresivas se manifiestan en público pueden ponerle en situación embarazosas. No se avergüence. Mantenga la calma y explique brevemente a los testigos que las presencian que se trata de una enfermedad. Puede utilizar la palabra “Alzheimer". Todo el mundo ya la conoce.

Si estas reacciones se  repiten, hable con el médico ya que ciertos medicamentos pueden calmarlas.

4-Ha tomado el té con la reina de Inglaterra

“Mi madre me conto que había tomado el té con la reina de Inglaterra…y le hizo gracia. A mí me pareció algo totalmente absurdo".

“Durante lo noche salen monstruos de la pared y quieren comerme  las piernas, me dijo mi hermana cuando me fui a verla a la residencia."

“Me habla mi madre y me cuenta que va a venir a verme"

Su familiar puede ver objetos, personas o animales, oír ruidos o sentir olores (por ejemplo el gas) que realmente no existen. Son “alucinaciones".

 

  • Consejo 1: Que no cunde el pánico

Las alucinaciones son muy frecuentes en el curso de la enfermedad y la mayoría no presentan peligro alguno…pero siempre es un choque para el cuidador descubrir que su familiar “alucina".

 

  • Consejo 2: No argumentar

Su familiar está convencido de la realidad de lo que ha visto, oído o sentido. No sirve de nada intentar convencerle que se equivoca.

 

  • Consejo 3: No darle la razón

A menudo, su familiar le va a preguntar: “¿Lo ves? ¿Oyes ladrar el perro? ¿Has visto a mi madre?". Lo mejor es no darle la razón contestando: “Ya sé que oyes el perro…yo no he oído nada" “Ya sé que ha visto a tu madre…pero yo no la he visto".

 

  • Consejo 4: Informar al entorno

Es mejor hablar con las personas de su entorno (otros miembros de la familia, amigos, relaciones, profesionales…) para que sepan que  su familiar tiene alucinaciones y que no se asustan.

 

  • Consejo 5: Hablar con su médico

Muy a menudo, las alucinaciones son episódicas…es decir que surgen y desaparecen. Pero ciertas alucinaciones son fuente de ansiedad y de terror…es decir que inducen un fenómeno de dolor psicológica muy intenso en su familiar. Consulte a su médico. Existen tratamientos para aliviarlas.

5- No me reconoce

Antes de ayer, cuando iba  a acostarme, mi marido me dijo: “…pero Señora; ¿Qué hace Ud. en mi habitación." No me reconoció. Me pareció increíble porque hace 32 años que estamos casados…y además soy yo quién le cuida. Me dolió porque le he dedicado mi vida:"

La enfermedad de Alzheimer crea una desorientación en el tiempo (“¿Qué hora es?") y en el espacio (“¿Dónde está mi habitación?").

Muy a menudo, el familiar considera a su cuidador o a otro miembro de la familia como a un extraño.

 

  • Consejo 1: Guardar la calma

Es una situación muy difícil de vivir sobre el plan psicológico porque pone en tela de juicio el papel del cuidador y su dedicación a su familiar…pero nada sirve de llorar o lamentarse.

 

  • Consejo 2: Dar su identidad en cada uno de los contactos

Recordarle quién se está acercando a él es necesario: “Soy María, tu hermana y cuido de ti"

 

  • Consejo 3: Salir un momento de la habitación

En general, el hecho de no reconocer a su cuidador es transitorio. Lo mejor es salir de la habitación o de su campo de visión y volver al cabo de 10 minutos. Hay muchas posibilidades que reconozca a la persona que se acerca.

 

  • Consejo 4: Seguir hablando con el

La voz es un elemento importante para reconocer a la persona que habla. Hay que seguir contándole cosas,  explicando lo que se le está haciendo por ejemplo a lo largo del aseo. Intente mantener la comunicación.

 

  • Consejo 5: Informar a la familia y a las personas que le visitan

Puede ocurrir lo mismo con ellos. Puede que su familiar no reconozca un amigo de 20 años…o su hermano. Es mejor informarles que su familiar tiene dificultades a identificar  a las personas que se acercan a verle…antes de su visita.

6- Se agita

No puede quedar tranquilo. Se levanta, va y viene de su habitación a la cocina. Quiere sacar la ropa del armario y intenta ponerla en una bolsa para marcharse de casa. Abre un cajón, vacía su contenido y vuelve a ponerlo en su sitio. No para"

Es una situación frecuente que puede surgir a cualquier hora del día…o de la noche con cierta preferencia al anochecer. Se llama el “síndrome del atardecer".

En general realiza sin parar actividades que no tienen un objetivo preciso.

Es difícil para el cuidador soportar el carácter irracional de  lo que hace y la incógnita en cuanto a su duración.  Cuando ocurre durante la noche, perturba el sueño de su cuidador y de los demás miembros de la familia.

 

  • Consejo1: Guardar la calma

Es importante no dejarse llevar por la impaciencia o la ira. Estas reacciones solo empeoran las cosas. Su familiar no lo hace para molestarle o adrede.

 

  • Consejo 2: No regañarle o intentar razonarle

Su actitud traduce su ansiedad. Además su familiar no está accesible a sus razonamientos. Amenazarlo, hacer la voz gorda…solo puede empeorar la situación y hacer que su familiar se vuelve agresivo.

 

  • Consejo 3: No intervenir físicamente

Intentar físicamente prohibirle de seguir sus actividades crea una situación de conflicto que puede degenerar en una crisis más intensa.

 

  • Consejo 4: Intentar tranquilizarle

Es fundamental porque la agitación traduce su sentimiento de mal estar y de ansiedad. Recuérdele quién es Ud.: “Soy María, tu mujer". Háblele con dulzura. Dígale que está a su lado para protegerle. Acaríciele la mano, el brazo, las espaldas…

 

  • Consejo 5: Estar atento cuando la agitación surge de repente

Intente saber si tiene hambre o sed, si tiene fiebre, si orina correctamente y en cantidad suficiente.

Chequea su piel para detectar una pequeña lesión cutánea que es susceptible de crear una llaga.

La aparición brusca de una agitación merece una consulta médica. Muchas veces es la traducción de que algo, en su salud, va mal.

7- Es apático

“Hace varias semanas que no se interesa por lo que pasa en casa". “Antes le gustaba leer el periódico. Ahora lo ha dejado." “Intente animarlo…pero se pone agresivo."

Desde su inicio, la enfermedad  de Alzheimer supone una disminución de las motivaciones que se llama “apatía". El resultado es una disminución de las actividades sociales y de ocio así como una reducción progresiva de las actividades diarias.

La apatía es consecuencia de las lesiones cerebrales pero puede también traducir un mecanismo de defensa que su familiar utiliza frente a sus fracasos repetidos. Se da cuenta que no logra realizar correctamente las actividades que antes hacia sin problema.  Decide, para evitar su fracaso, no realizar ninguna.

 

  • Consejo 1: No forzarle a hacer algo

En ningún caso, hay que intentar presionarle para hacer algo que se niega a hacer. Esta situación puede inducir una agitación y incluso una reación agresiva hacia su cuidador.

 

  • Consejo 2: No “hiperstimularle"

No es aconsejable que su familiar quede todo el día inactivo…pero tampoco es bueno intentar estimularle a lo largo del día…con preguntas o propuestas de actividades que tiene pocas posibilidades de acertar.

 

  • Consejo 3: Proponer una actividad que le gusta hacer

Intente seleccionar algo que hacía a gusto. Propóngale colabora con Ud. para  realizarla. Recuerde que su familiar teme ponerse en una situación de fracaso. Explíquele que con su ayuda todo ira bien.

 

  • Consejo 4: Desestimar la idea que la apatía favorece la tranquilidad del cuidador.

Cuando queda en la cama, no arma jaleo y el cuidador puede cumplir con calma las tareas domesticas. Es cierto pero es un prejuicio. De hecho, la apatía incrementa la dependencia del familiar hacia su cuidador

 

  • Consejo 5: Consulte a su médico

La apatía puede traducir la existencia de una depresión. En este caso, hay medicamentos que permiten tratarla.

Es el pale del médico detectar esta posibilidad y elegir el tratamiento más adecuado.

8- Va y viene sin cesar

Hace más de dos horas que está paseándose de su habitación a la cocina. El  problema no es cuando ocurre de día …pero la noche este trajin despierta a toda la familia"

Es un comportamiento frecuente que encontramos en casi todos los enfermos. Durante horas, su familiar se entrega a un ir y venir constante, siguiendo el mismo trayecto, frecuentemente en la misma habitación.

Se llama “deambulación".

Esta manera de andar puede indicar tanto la inseguridad y la angustia, como la falta de ejercicio físico.

 

  • Consejo 1: No preocuparse

Es una conducta bastante  irritante para las personas que viven en su entorno…pero no tiene consecuencias peligrosas.

 

  • Consejo 2: Dejarle hacer

Deje que su familiar se entregue a este ejercicio físico. Si esta conducta se manifiesta de noche, póngale zapatillas (que sujeten bien el pié) con suelas de goma. Así a los vecinos no les molestará el ruido.

 

  • Consejo 3: Preparar  el espacio que necesita

Es bueno prever sus idas y venidas en la organización de la casa. Deje en la sala de estar y en su dormitorio un espacio libre de muebles y de sillas en donde su familiar pueda pasear sin golpearse.

 

  • Consejo 4: Prever un paseo durante el día.

A menudo, las idas y venidas traducen un deseo insatisfecho de ejercicio físico. Es necesario planificar paseos, si es posible uno al día en el que Vd. le acompañará. El mejor momento suele ser durante la tarde.

 

  • Consejo 5: Intentar saber porque actúa así

Dos posibilidades.

- La “deambulación" traduce su ansiedad y es necesario tranquilizarle, hablándole y  acariciándole. Hay que transmitir tranquilidad.

- Si le falta ejercicio físico, hablar con un kineterapeuta para establecer un programa de ejercicios físicos diarios.

9-  Esconde los objetos

No encuentro las llaves del coche. Me acuerdo que las había dejado en la mesita del salon. ¿Sabes donde están? ¿Las has visto?"

Es frecuente que su familiar coja objetos, los guarde, olvide dónde los ha puesto y no responda a sus preguntas porque ya no recuerda lo que ha hecho.

 

  • Consejo 1: No  dejar a mano cosas importantes.

Las llaves del coche (que además son peligrosas), las llaves de la casa, la chequera, los recibos, la cartera, etc., deben estar guardados  en un lugar seguro, a ser posible, bajo llave. La desaparición de un abrelatas no le causará la misma preocupación que la desaparición de su carné de identidad.

 

  • Consejo 2: Arreglar la casa para eliminar al máximo posibles escondites

Así, se encuentran con más facilidad las cosas que intenta esconder.  Cojines, cajones fáciles de abrir, armarios llenos a rebosar, etc., deben eliminarse.

 

  • Consejo 3: Aprender donde buscar

Hay que saber cuáles son los escondites más habituales.

Buscar sistemáticamente, cuando ha desaparecido una cosa,  debajo del colchón, debajo de los muebles, en sus zapatillas de andar por casa., en el fondo de su armario.

Aprender a  no tirara nunca la basura sin antes haber comprobado su contenido.

 

  • Consejo 4: No le regañe.

Él no se da cuenta, no lo hace intencionadamente para que Vd. se enfade.

 

  • Consejo 5: No creer todo lo que cuenta

Cuando no encuentra lo que busca, tiende a acusar otros de robarle: la chica, el vecino…incluso V.

Además, su familiar puede encontrar buenas razones para explicar la desaparición de un objeto. No lo cree.

10 – Habla de suicidarse

No sirvo para nada. Eso no es una vida. No la soporto más. Mejor marcharme de aquí"

Si las ideas depresivas son frecuentes en la enfermedad de Alzheimer, las verdaderas depresiones son más inhabituales…pero, a veces, existe el riego de suicidio.

Las ideas de suicidio aparecen en ciertas circunstancias como la repartición de los bienes, a la hora de realizar un testamento o cuando desaparece un ser querido.

 

  • Consejo 1: No tomarlo a la ligera

Si su familiar habla de suicidarse, es que padece una depresión severa…y el riego de suicidio es real.

 

  • Consejo 2: Buscar una causa que puede explicar  su actitud

Las lesiones cerebrales no son las únicas responsables. También existen circunstancias externas como el sentimiento permanente de fracaso, la percepción de ser incapaz de actuar por sí mismo o el insomnio.

Descubrir una causa permite actuar sobre ella para prevenir un suicidio.

 

  • Consejo 3: Hablar del asunto con los demás miembros de la familia

Es importante que los otros miembros de la familia estén al tanto de lo que pasa y del peligro que corre su familiar. No es algo normal y que va a pasar por sí solo.

 

  • Consejo 4: Tomar en cuenta el sufrimiento de su familiar

La depresión es un verdadero sufrimiento moral que, en la mayoría de los casos, puede aliviarse por la actuación del cuidador…y por los medicamentos adecuados.

 

  • Consejo 5: Hablar con su médico

Es imprescindible consultar al médico y contarle lo que pasa. Es su papel diagnosticar lo que es una depresión y elegir cuál es el tratamiento más adecuado.

 

Visto 7142 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Septiembre 2015 02:42

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Curso de formación para familiares de personas afectadas por la EA

    Próximo curso de formación  dirigido a familiares que tendrá lugar en nuestro centro  “Jardines de Alois”.

     

    El motivo principal que lleva a las familias a ponerse en contacto con la FAE es la necesidad de información, orientación y apoyo tanto al comienzo de la enfermedad como a lo largo de ella. Por esta razón venimos impartiendo, desde hace años, cursos y talleres destinados a los familiares responsables del enfermo de Alzheimer  que respondan a sus necesidades y expectativas.

     

  • ¿Quieres trabajar en ayuda a domicilio?

    A partir del 31 de DICIEMBRE 2017 será obligatorio disponer del

    Certificado de profesionalidad sociosanitario 

  • Cine coloquio:'¿Y tu quién eres?', de Antonio Mercero, en Versión Española

    Una emocionante cinta en la que el director de 'Verano azul' retrató el alzheimer

    La actriz Cristina Brondo y los expertos Luis García Sánchez y Belén González Lahera, son nuestros invitados

    Domingo 11 de diciembre, a las 23:00, en La 2 de TVE

  • Día Mundial del Alzheimer

    21 de Septiembre, día mundial de Alzheimer. Un año más, un año igual, un año menos. Es tiempo de reflexionar como esta el mundo Alzheimer.

  • Curso para aprender a cuidar al enfermo de alzheimer

    Se le aplicaría un descuento del 20% para los oyentes de radio Alzheimer, introduciendo el código FAE a la hora de comprar el curso. 

    Si la palabra Alzheimer te genera miedo, inquietud y desconcierto. Si quieres aprender de forma práctica cómo enfrentarte a ella y superar las situaciones estresantes que trastornan la vida de todo cuidador, este curso está pensado para ti.

    Este es el primer curso que nace de la colaboración entre SUPER Cuidadores y laFundación Alzheimer España (FAE).

Más en esta categoría: « Cómo gestionar El coche »