El teléfono

Mi madre se dedicaba a usar el teléfono, un poco conmigo que soy su hija…y mucho con sus amigas. Como le dolían las piernas, salía poco y el teléfono era su medio de contactar con el mudo exterior. Pero poco a poco le cuesta más usarlo…"

Usar el teléfono es una operación compleja y no hay de extrañar que sea una de las primeras actividades instrumentales perturbadas por la enfermedad.

 

1- ¿Por qué usar el teléfono es cada vez más problemático en el curso de la enfermedad?

Ya hemos dicho que llamar por teléfono es una operación compleja.

Hay que recordar el número de la persona que vamos a llamar…lo que necesita memoria.

Hay que marcar el número…lo que necesita cierta coordinación psicomotriz.

Hay que hablar, comunicar un mensaje y finalizar la conversación…lo que necesita funciones cognitivas en estado de marcha.

Son operaciones cada día más problemática para su familiar.

Además hay que recordar el papel social del teléfono. Permite conectar y habar con los otros miembros de la familia, con los amigos y relaciones…incluso con ciertos proveedores que entregan las compras a domicilio.  Es una herramienta de la vida activa.

2- ¿Qué le debe llamar la atención?

Varios elementos pueden traducir las dificultades crecientes que tiene su familiar al usar el teléfono:

  • tiene problemas para memorizar los números de teléfono de personas que conoce bien y le pregunta a Ud. cuál es el número de teléfono que le hace falta,
  • descuelga cuando suena el teléfono de forma automática…y se queda en blanco sin saber lo que hay que hacer,
  • no logra marcar el número correcto,
  • cuelga antes de que finaliza la llamada,
  • no descuelga cuando suena el teléfono.

Cada uno de estos errores debe llamar su atención para intentar facilitar a su familiar el uso de este medio de comunicación con los demás.

 

3- ¿Cómo facilitar a su familiar el uso del teléfono?

  • Consejo 1: crear una “short-list" de los números más utilizados

El primer paso es recordarle cuáles son los 5 a 6 números de teléfono más útiles haciendo un listado que se puede pegar encima del teléfono, incluyendo  el no del móvil del cuidador y  del miembro más  próximo de la familia.

  • Consejo 2: marcar el número de teléfono para él…y dejarle hablar con la persona que se ha llamado.
  • Consejo 3: cambiar el teléfono para uno nuevo más fácil de usar.

 

Existen teléfonos específicamente diseñados para ancianos y sistemas de llamadas casi automáticos…pero huir de los teléfonos demasiados sofisticados.

  • Consejo 4: estar atento al teléfono y no dejarle el tiempo de descolgar. Así no se pierden las llamadas.
  • Consejo 5: mantener el contacto con las personas que llama habitualmente por otros medios…

 

por ejemplo por cartas o por e-mail…con la ayuda de su cuidador. Es el cuidador que se encarga de redactar los mensajes y de leer a su familiar las respuestas. Así se mantiene la relación con los demás.

Visto 4067 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Septiembre 2015 02:42

Artículos relacionados (por etiqueta)