Las 10 reglas de oro del cuidador

Vivir las 24 horas del día y de la noche con un familiar afectado por la enfermedad de Alzheimer es una prueba para la que ninguna persona está preparada.

Estos diez consejos le servirán como reglas de oro para “capear" con éxito las situaciones que se le van a presentar.

Léalas detenidamente.

No intente aplicarlas todos a la vez. Elija el o los consejos que mejor le parecen adecuarse con la situación actual.

 

* Regla 1: mantener la calma

Es la primera de todas las reglas.

A menudo Vd. se sentirá irritado/a, desasosegado/a, nervioso/a, por la conducta de su familiar.

No se encolerice. Esto no sirve para nada pues su familiar no se comporta según las reglas habituales, familiares, sociales o de convivencia. Las olvida. Su conducta no responde ya a una lógica. No tiene la intención de ponerle a Vd. en una situación desagradable. Sino que reacciona respondiendo a un estado mental que no es como el suyo.

La dificultad viene porque en parte sigue siendo él mismo pero la enfermedad le vuelve diferente. Hay que aprender a distinguir la persona que conocía del enfermo en el que se ha convertido.

Por otra parte, si Vd. le presiona,  reaccionará a su enfado, encolerizándose, gritando, agitándose... Estas reacciones (que le pueden parecer verdaderos despropósitos) incrementarán su estrés y le harán la vida imposible. Trate, al máximo, de no desencadenarlas.

 

* Regla 2: dejarle el tiempo que necesita

Muy a menudo,  se piensa que las pérdidas de  memoria disminuyen si se somete al enfermo a una estimulación permanente. De buena fe, el cuidador puede  inducir una “hiperestimulación". Es un error.

Si Vd. le pide a su familiar demasiado (si le hace muchas preguntas, si le encomienda actividades  difíciles de realizar o muy continuadas) se encolerizará, gritará y romperá los objetos.

Es su forma  de comunicarle que  no puede  controlar  la situación.

Déjele respirar. Déjele tiempo para hacer tareas aunque tarde más de media hora. No encadene las actividades unas tras otras. Si le hace una pregunta, dele tiempo para comprenderla y para contestarla.

En general, es bueno estimularlo para realizar actividades de las que todavía es capaz, pero evite hacerle sentir en una situación de  fracaso pidiéndole cosas que ya no puede hacer.

 

* Regla 3: dejarle vivir a su ritmo sin intervenir sistemáticamente en su manera de vivir

Hay que evitar dos actitudes muy frecuentes:

    1. La que consiste en impedirle realizar las actividades caseras porque las lleva a cabo mal o de una manera que a Vd. no le gusta. “No pone bien la mesa, equivocando los cubiertos y los platos; hace mal las camas, no coloca sus cosas donde debería". A menudo los enfermos permanecen inactivos y olvidan mucho más rápidamente los hábitos de la vida diaria porque la familia los aparta de la vida familiar. Esta exclusión genera un sentimiento de fracaso, lo que disminuye aún más su autoestima,
    2. La que consiste en dejarle hacer lo que quiere.Mientras su actividad no sea peligrosa para él o para los demás miembros de la familia, déjele libertad para continuarla, incluso si su actitud es extraña o no habitual. Si quiere acostarse con su sombrero, déjele. Si ella juega con una muñeca creyendo que se trata de su nieta, permítaselo.

Por el contrario, manténgase firme impidiéndole actividades que pueden llegar a ser peligrosas. Niéguese a dejarle conducir el coche, a tocar la llave del gas, a jugar con objetos cortantes, a fumar en la cama… si considera que ya no está capacitado para ello.

 

* Regla 4: no discutir

Su familiar puede encontrar buenas razones para justificar sus olvidos. Puede acusarle de haberle robado su monedero si ya no lo encuentra.

No discuta con él.

Su lógica ha dejado de ser la nuestra.

Asimismo, evite, en su presencia las discusiones con otros miembros de la familia y los comentarios negativos.

 

*Regla 5: no regañarle

Poco a poco se olvida de las convenciones que rigen las relaciones sociales. Aparece una des-inhibición  que explica las conductas inapropiadas.

No sirve de nada regañarle o amenazarle, incluso con el dedo.

Mucho mejor felicitarle aún que no ha cumplido bien lo que estaba haciendo.

 

* Regla 6: no tomar a mal sus conductas ilógicas o incoherentes

Los trastornos del comportamiento que pueden manifestarse no son dirigidos contra Vd. Su familiar no lo hace a propósito para fastidiarle.

Es su manera de reaccionar ante una situación que ya no domina.

 

* Regla 7: organizar su vida de forma rutinaria

Vd. sabe que su enfermo pierde poco a poco la memoria, lo que quiere decir que es incapaz de aprender nuevas formas de actuar.

Por ejemplo, cada uno de nosotros tenemos nuestras propias costumbres a la hora de lavarnos, vestirnos, comer. Es nuestra rutina.

Hay que utilizar al máximo la rutina que su familiar elaboró en el transcurso de su vida, manteniéndola y evitando innovar: hacer siempre las mismas cosas, en el mismo orden, en el mismo sitio y a la misma hora.

Le facilitará la vida de su enfermo y la suya propia.

 

* Regla 8: preparase a tomar decisiones en su lugar

Su familiar tenía una responsabilidad total, o parcial, sobre las decisiones relacionadas con la vida familiar y, siempre, sobre las decisiones relativas a su propia vida. Vd. sabe que llegará un momento en el que su estado ya no le permita tomar estas decisiones. Sobre Vd. y los demás miembros de la familia, recae ahora el peso de las decisiones.

Ya se dará Vd. cuenta de que las decisiones son múltiples y diferentes: algunas concernientes a la gestión económica del hogar, otras son relativas a la vida en común y a los hijos.

También  existen decisiones “médicas" que afectan a la propia vida de su familiar: ¿hay que autorizar un ingreso hospitalario o una intervención? ¿Debe participar en algún ensayo terapéutico?

En cualquier caso, hacer frente, solo, a una decisión difícil  es angustioso. Si tiene Vd. familia, implíqueles en el proceso de toma de decisiones. Así, la familia podrá discutir, sopesar y compartir la responsabilidad.

 

* Regla 9: simular situaciones que puedan producirse

Siempre es difícil reaccionar con eficacia ante una situación imprevista. La improvisación, sobre todo en un contexto estresante, es mala cosa.

Pongamos un ejemplo. Su familiar sale de compras por su barrio. Pasan tres horas y no vuelve a casa. Se ha perdido.

Vd. se asusta. ¿Hay que ir a buscarlo? ¿Es mejor esperarlo?

¿A quién hay que avisar? ¿Llamo a los hospitales? ¿A la policía?

Si Vd. ha pensado en esta posibilidad, estará mejor preparado para afrontar la situación. ¿Está provisto de una pulsera, de una medalla o de una Tarjeta de Identificación en la que figuran su nombre, apellidos, dirección y el número de teléfono? ¿Ha hablado Vd. de su enfermedad con los vecinos para  que puedan ayudarle a reconstruir el camino que ha seguido?

¿Tiene Vd. a mano el número de teléfono de la comisaría más cercana o de la Guardia Civil para denunciar su desaparición?

¿Tiene Vd. una foto reciente para ayudar a identificarle?

¿Es Vd. capaz de describir cómo iba vestido?

Pensar en las situaciones que pueden ocurrir y saber cómo actuar, disminuirá su angustia y, si la situación se produce, aumentará la eficacia de sus decisiones.

 

* Regla 10: cuidarse de uno mismo

No se le repetirá nunca lo suficiente.

Ha aceptado enfrentarse a una situación difícil, de corazón y con todo el amor que Vd. siente hacia su familiar.

Pero la más bella de las abnegaciones no le dará la fuerza física para resistir a los cuidados y a la atención que es preciso dispensar  durante las 24 h. del día.

La persona que cuida a un familiar con Alzheimer en casa le dedica una media de 8 horas al día, cada día de la semana.

¿Cuánto tiempo resistiría Vd. si no se concediera plazos para descansar, para dormir o, simplemente para tener un respiro? ¿Cómo se encontrará de humor? ¿Cuáles serán sus reacciones cuando el enfermo cometa algún error? ¿Cuál será la calidad de los cuidados que le dará?

Recuerde que en la mitad de los casos, el ingreso del enfermo en una residencia se debe al agotamiento de su cuidador.

 

Visto 22665 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Septiembre 2015 02:42

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Reportaje TV "Cuidar de los que nos cuidaron"

    Este MIÉRCOLES 31 DE MAYO a las 15.00 EN TV CMM (Tras el informativo), se emitirá un reportaje producido y grabado de forma integra con usuarios, familiares y trabajadores de Afa Albacete ( en representación de todo el colectivo de Castilla la Mancha) ,  y profesionales médicos de nuestra Ciudad.  

    El objetivo es difundir y concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad , valorando de forma especial  el papel del cuidador y de las Asociaciones de familiares de Alzheimer. 

     

    ALZHEIMER, “Cuidar de los que nos cuidaron”  

    En dicho programa se abordará la enfermedad que más preocupa a nuestros mayores: el alzheimer, una enfermedad que sufren 1 de cada 10 personas mayores de 65 años, 46 millones de personas en el mundo….Cuidar de los que nos cuidaron, saber cuidar y saber cuidarse. A través de varias historias conoceremos cómo se enfrenta a esta enfermedad el cuidador principal, sobre todo cuando se trata del cónyuge. Tendremos un gran testimonio de vida de una persona diagnosticada recientemente y que espera mantener la sonrisa y el positivismo hasta el final de la enfermedad. Cómo se lleva a efecto la diagnosis, cómo afrontar en la familia emocional y psicológicamente un caso de alzheimer o los últimos avances y ensayos en investigación serán otros de los temas que analizaremos con nuestros protagonistas.

     

     

  • La FAE nominada en los Premios SUPERCUIDADORES 2016.

    Finalistas en categoría Categoría de Asociaciones de pacientes, médicas y del sector de la Discapacidad y/o Dependencia, así como Fundaciones, ONG y Tercer Sector en general:

    La Fundación quiere agradecer a todas las personas que con su voto han reconocido nuestra labor diaria, de entre las más de 170 candidaturas presentadas. Muchas GRACIAS!!!

    A continuación se detalla la lista de los tres finalistas en las ocho categorías de los Premios SUPERCUIDADORES 2016.

  • Un momento fundamental para el cuidador: su tiempo de respiro - Tertulia de los cuidadores

    Un cuidador dedica una media de 6 horas al día a su familiar enfermo. ¿Cómo descansar?

    ¿Cómo organizarse para lograr un tiempo de respiro. Nos lo cuentan los cuidadores que participan a la tertulia.

  • Poniendo límites - El coaching de las cuidadoras

    Nos explica María Angeles Cestau Baraibar, diplomada en Trabajo Social y formada en Gerontología Aplicada como enfrentarse a la tarea de cuidar a su familiar y no sentirse desbordado por los problemas.

  • ¿Qué me puede proporcionar un grupo de respaldo? - Tertulia de los cuidadores

    El cuidador dedica una media de 6 horas al día a su familiar. Necesita desahogarse, descubrir que no está solo, compartir su experiencia con otros cuidadores. Ricardo López, psicólogo, anima esta tertulia donde los cuidadores expresan sus vivencias.