Visualizar, ensayar y relajarse

Relajarse, meditar, ensayar tecnicas, cualquier elemento es bueno para nuestra salud

 

Visualizar:

Si utiliza este modelo con el fin de aliviar la ansiedad, la predisposición depresiva y la tensión muscular.Tiene que seguir las siguientes pautas:

Etapa 1

  • Siéntese en una silla o túmbese en la cama.
  • Respire profundamente.
  • Relaje los músculos de pies y cabeza. Si comprueba que alguna parte de su cuerpo está todavía tensa, entonces estire esa zona.  Por ejemplo, cierre fuerte los puños  y aflójelos.
  • Respire profundamente de nuevo, inspirando por la nariz y expulsándolo por la boca.

 

Etapa 2

  • Imagine que tiene delante de Vd. una gran pantalla de cine. Es una “pantalla mental". Si esto le es difícil, sólo mantenga los ojos cerrados y céntrese en la oscuridad.
  • Ahora, trate de visualizar pensamientos positivos e inscríbalos en la pantalla. Dígase a sí mismo: “Hoy llegaré al  trabajo y empezaré a hacer esto". Imagine la hora de llegar a su casa: “Hoy daré de comer primero a papá y luego despacio le sentaré en la silla que a él le gusta, le limpiaré los labios, le haré caricias en la cara y en el pelo, notaré como siempre que esto le agrada y le pondré la radio con música agradable" (repítalo y véalo mentalmente).
  • Repita esta operación tantas veces como sea necesario hasta que llegue a pensar positivamente.

Etapa 3

  • Respire profundamente.
  • Mueva los pies y las manos lentamente.
  • Abra los ojos.
  • Empiece el trabajo. Ahora todo depende de Vd.

 

Ensayar:

Esta técnica consiste en repetirse mentalmente las cosas que va a realizar con su familiar antes de llevarlas a cabo.Con este método Vd. puede controlar el estrés, mejorar su autoestima y crear actitudes positivas hacia sí mismo y hacia su familiar.Muchos cuidadores, llenos de buena voluntad, deberán modificar ciertos comportamientos para crear otros nuevos que le convertirán en un cuidador eficaz, no estresado y positivo. Para ello, antes de estar en presencia de su familiar, siga las pautas siguientes:

 

Etapa 1

  • En los 2 ó 3 primeros días, después de haberse organizado con los demás miembros de la familia o cuidadores, escriba todos los pasos a realizar en presencia de su familiar.

 

Etapa 2

  • Imagínese Vd. mismo, actuando positivamente y con ganas de comenzar sus tareas como si hubiera superado las etapas más difíciles.

 

Etapa 3

  • Escriba en un papel o repítase a sí mismo, mirándose delante de un espejo, las frases siguientes (pensamientos positivos) para contrarrestar los pensamientos negativos:
  • “Soy capaz de cambiarle el pañal con heces y  mal olor y lo único que me importa es verle más".
  • "No juzgo a la persona enferma por lo que hace, ya que es incapaz de razonar sus actos, lo único que debo hacer es valorar lo que es más útil para él ahora".
  • “Tengo todo lo necesario para ser independiente  y autónomo como lo fue mi padre antes de estar enfermo. Soy quien debe ayudarle".

 

Etapa 4

  • Finalmente, ha llegado el momento de afrontar la situación. Hágalo con coraje y optimismo. Ahora todo depende de Vd.

 

Relajarse:

¿Cuándo utilizar la relajación?

 

Cuando…

- Se siente cansado después de haber vestido, dado de comer, acostado a su familiar.

- Cuando no haya abandonado la misma habitación en todo el día;

- Cuando tenga la sensación de que la ayuda que presta no conduce a nada;

- Cuando haya sido víctima de la agresividad y agitación de su familiar.

- Piense que Vd. es el motor importante y fundamental de su vida. Sin Vd. no puede hacer nada. Debe relajarse APRA mantener, entre los dos, una calidad de vida positiva.

 

¿Qué hacer?

Utilice las pautas siguientes:

- Acomódese en una silla y estire las piernas dejando que cuelguen sus brazos y sus manos.

- Deje que la cabeza caiga un poco.

- Busque una postura cómoda para el cuello, nuca y espalda.

- Respire profundamente y permita que el aire recorra su cuerpo, entrando por la nariz, llenando el abdomen (vientre y estómago) y expúlselo por la boca.

- Afloje los músculos de su cuerpo, soltando de pies a cabeza.

- Piense ahora en un momento agradable que haya vivido hace poco tiempo (alguna persona que haya visto por la calle y que haya compartido con Vd. un rato agradable y distendido). Recuerde algún cumpleaños. Piense en algún lugar agradable y que haya visitado.

- Ahora, respirando profundamente, imagine que en una mano tiene un frasco de cristal en el que pueda introducir todos sus sentimientos negativos (la ansiedad, los mensajes de “soy incapaz de poder hacer bien la comida, ponerle la ropa", la tristeza, etc.)

- Una vez que haya introducido todo lo negativo, cierre mentalmente el frasco con una tapa de rosca.

- Después imagine, de nuevo, que en la otra mano tiene otro frasco de cristal del cual pueda sacar ideas y sentimientos positivos (vida, “soy capaz de organizar mi tiempo, me gusta estar con él, después de darle de comer iremos a pasear, a pesar de todo sigue con vida y podemos hacer muchas cosas juntos").

- Una vez que haya hecho esto, piense en colores vivos y cálidos asignándoles una tarea: amarillo = levantarle de la cama, rojo = lavarle, naranja = vestirle.

- Ahora dígase “Soy capaz de hacer todo esto y ya no quiero esperar más".

- Respire profundamente.

- Mueva sus pies y piernas despacio, mueva sus manos.

- Abra los ojos.

- Y, no deje que a su mente lleguen pensamientos negativos. Póngase rápidamente a hacer cosas, pero habiendo colocado en su cabeza, antes de terminar la relajación, un listado de tareas, desde la que es más urgente a la que lo es menos.

- Póngase en marcha, sabe lo que quiere, y puede hacerlo. Ahora todo depende de Vd. 

 

Visto 1697 veces Modificado por última vez en Martes, 24 Marzo 2015 23:58

Artículos relacionados (por etiqueta)